Prólogos

Ha prologado diferentes obras como Del Loco al mundo (libro de relatos de varios autores), La soledad encendida (libro de haikus de Gregorio Muelas y Heberto de Sysmo), Encuentros (libro de arte de José Lapasió), El salto del salmón (poemario sobre arte de Rosa Montolio), El tiempo en  las Clepsidras (libro de haikus, senrius y tankas de Elena Torres), Versos en Rebeldía (de Eliana Cevallos) y Para cotidianizar los temores (de María Ángeles) Chavarría.

“Los dos poetas que nos ocupan,  Gregorio Muelas Bermúdez  y Heberto de Sysmo, son dos occidentales con alma de japonés, así lo expresan a lo largo de los haikus de La soledad encendida. Ya el propio título nos habla del “sabi”, soledad en sentido de desapego, y del “satori” o chispazo de la conciencia cuando permanece anclada en el instante. La soledad encendida semeja un altar, pues recordemos también que escribir haiku es al fin y al cabo, una forma de devoción, una ofrenda ante ese altar tan accesible que constituye la propia naturaleza.”

Los componentes del Cuaderno Rojo, veintidós miembros en total, entre los que destacan voces como la de Vicente Marco, Sebastián Roa, Marta Querol o Miguel Ángel Badal, eligieron el Tarot como medio para su obra de relatos «del Loco al Mundo», ein la cual cada uno de los autores parte de un arquetipo como conductor de su relato, aunque con enfoque original y libre.  Un particular trayecto casi iniciático, que he tenido el placer de prologar.

Veintinueve escritores reunidos , veintinueve artistas, periodistas, maestros, creativos audaces. En un entorno lleno de belleza como lo es Gilet, y dentro de la paz del convento de santo Espíritu del Monte donde se halla el sosiego  necesario para que surja la inspiración.

Con mano experta, Eliana aviva nuestra conciencia, nos va despertando, nos va haciendo ver que vivimos huérfanos de Dios, en un paraíso artificial y olvidado, pero como bien dice en su poema, Las fronteras:

    La casa ha sido dividida, más/el hogar sigue siendo vida/ y el amor aún lo habita.

    Nos deja así un hueco a la esperanza.

El paseo contemplativo abierto al instante y sin intención, las escenas vistas o imaginadas de forma breve e intensa que fomentan la inspiración y sobre todo lo efímero del momento son la fuente de la escritura de este poemario.

Después de su anterior poemario: “Tránsito en la mirada”, publicado en este mismo año,  hoy nos sorprende María Ángeles con esta nueva obra, ya la número cuarenta dentro de su prolífica producción: “Para cotidianizar los temores”, un título que de entrada ya nos invita a la lectura. Leer aquí el prólogo completo.